La electricidad es igual que en Espaa, a 220 w. No tendreis problemas para enchufar ningun aparato. Aunque tienen 3 patillas podeis meter las de dos de Espaa. Su lesi n con Colombia, su choque personal con Ben tez y ciertos problemas personales formaron un triple c ctel que explot contra su rendimiento, f sico y psicol gico. El exentrenador madridista le quit la titularidad en la primera jornada de Liga. Comenz as un distanciamiento que sus dolencias convirtieron en un perjuicio total.

En el mercado de renta fija, los inversores están optando por comprar deuda de países periféricos y vendiendo la de países refugio. Predomina el interés por los títulos de Espaa y de Portugal. Con ello, la rentabilidad exigida al bono espaol a 10 aos se reduce al 2,961%.

A principios de 1926 Spencer empezó a tener dolores estomacales. Los médicos le operaron de apendicitis, una operación sencilla en la actualidad pero no exenta de riesgos en esa época. Las ganas de jugar de Spencer le hicieron volver a los terrenos de juego antes de tiempo.

El juicio, en el que ninguno de los Sackler fue acusado, ocup las primeras planas. Siguiendo el manual de la industria tabacalera, los Sackler compensaron la consecuente ca en ventas abriendo nuevos mercados internacionales. Sus tent pronto llegaron a M 2014, Mundipharma, brazo internacional de Purdue Pharma, abri oficinas en Javier Barros Sierra 540, Torre 1, Piso 7, Colonia Lomas de Santa Fe.

Prácticamente cubierta de niebla casi todo el ao, hubo un tiempo que solamente se podía acceder a la región a través de caminos estrechos y difíciles, en travesías que duraban más de un día, una auténtica aventura que convirtió a la ciudad en mucho más atractiva a los ojos del visitante. El nombre de Mae Hong Son se refiere a su terreno, muy adecuado para el entrenamiento de elefantes. De hecho, los ex gobernadores de Chiang Mai solían organizar jornadas en las que agrupaban elefantes salvajes que luego eran entrenados en Mae Hong Son, antes de ser enviados a la capital para trabajar.

Dimos un paseo bastante rápido porque empezó a llover un poco y decidimos que volveríamos a verlo con la luz del día para poder disfrutarlo mejor. Entre la lluvia y que ya teníamos hambre nos pusimos a buscar un lugar para cenar, prácticamente todos los camareros de los bares turísticos nos tomaban por griegos, la verdad es que el parecido físico que tenemos con ellos es muy alto, alguno de ellos nos lo decía, «pero si parecéis totalmente griegos» ajaja, por lo menos no nos daban la lata al pensar que éramos locales. Acabámos cenando en un bar llamado To Kafeneio, tenía buenas críticas en tripadvisor y la comida estuvo rica y muy barata para estar situado en el barrio de Plaka.