Me parece que el juego del Barcelona va a cambiar pero para mal. Este Martino es mojigato en su forma de ver el f tbol y no deja que sus jugadores expresen lo que tienen en el campo. El Barca se va a convertir en un equipo miedoso y resultadista al que no le importa lo vistoso y el espect culo que tiene que ser el f tbol, sino ganar, as sea por medio gol..

Hiddink dio minutos a Memphis Depay, una de las sensaciones del f tbol actual holand s. El atacante del PSV Eindhoven ocup el lugar de Afellay. Tuvo tiempo de poner en jaque a la zaga letona. Salimos por la parte de atrás que da a unos callejones desiertos y caminamos bajo el sol en busca de alguna Sinagoga que aun quedase en pie, pero ademas de no estar indicadas, los lugareos nos dirigían hacia sitios que tenían poca o ninguna pinta de Sinagoga así que decidimos salir de la Mellah y como en el hotel nos habían recomendado hacer un tour en calesa para ver las 19 puertas que dan acceso a la Medina, pusimos rumbo a la Djemma para regatear el precio del tour. De camino, en la misma calle de nuestro riad, paramos en una especie de tienda donde servían zumos de naranja natural recién exprimidos por 4 dh, y como tenían mesas y sillas en el mismo local allí nos quedamos tomando zumos hasta volvimos a emprender el camino a la plaza, ritual que repetimos todos los días que pasamos en Marrakech. De camino a la plaza fuimos parando en varias agencias para informarnos de las excursiones de 4 días al desierto de Merzouga para hacernos una idea de los precios y rutas y asi decidir donde la contrataríamos al día siguiente.

S lo ese pu ado de hinchas, vestidos de vinotinto y oro, unos 2.000 quiz s, saltan, r en y cantan. En el resto del estadio hay un silencio brutal. La fiesta que iba a comenzar dos minutos m s tarde se convierte en una velaci n, porque con el pitazo final que el rbitro Adri n V lez da a las 7:23 de la noche, se mueren las esperanzas finalistas de Santa Fe, las que por 89 minutos han estado presentes pintadas con el rojo y el blanco del sufrimiento, el drama y una tensi n digna de un partido en el que la vida est en juego.

Porque, puestos a romperte el tendón de Aquiles, ese que está situado en el talón y que debe su nombre al héroe griego pues qué menos que hacerlo interpretando al propio Aquiles en un filme sobre la Guerra de Troya. Tan triste, tan estúpido y tan tonto que no da ni para un buen titular Pitt al admitir que la historia era cierta. Al menos, y a diferencia del auténtico Aquiles, él salió vivo del percance..