De hecho, los datos son incontrastables. Del total de las ventas que se realizaron en 2012 el 48% correspondió a modelos destinados a utilizarse de manera casual. Así se desprende de un trabajo de la consultora especializada en consumo Kantar Worldpanel, donde se revela que en el último ao 16,4 millones de argentinos compraron 21,1 millones de pares de zapatillas que, a un promedio de $ 388 por par, significaron un gasto de 8186,8 millones de pesos..

Al otro lado del teléfono, me cuenta, Pepo está vestido con un conjunto deportivo del Chelsea y ojotas con medias. Parece que hay mucha ropa deportiva colgada de las barandas de arriba, donde están las celdas individuales. Abajo, en algunas de las mesas sus compaeros juegan al dominó, al truco, otros miran un partido de River, alguno se baa.

Vamos al Panhispánico (2005): «por descontado . Como locución adverbial independiente, ‘por supuesto o sin duda’: Por descontado, este trato no está exento de condiciones (Mendoza Ciudad [Esp. 1986]); y en la locución verbal dar [algo] por descontado, ‘considerar[lo] seguro o indiscutible’: Da por descontada la victoria (Gaite Fragmentos [Esp.

Mamá, papá, este, esto, mio/a, a ta (ahí está), no ta (no está), no má (no hay más), ma (más), auto, pie, abua (agua), te (televisión), tau (chau), no. La pediatra me mandó a la fonoaudiologa y a hacerle evocados auditivos. A mi me parece que del oido está bien porque entiende absolutamente todo pero no lo expresa.

No creo tampoco que ofrezcan a Catalua más prebendas, como hicieron otros presidentes de Espaa de infausto recuerdo. Ya piden otro) hasta ser un estado libre asociado. (continuo). De todo lo que antes no le interesaba. En esta vuelta lo más loco que hace es fumar en un cigarrillo electrónico, y hasta prohíbe que se beba en la camioneta que los lleva de baile en baile, o que se suba a mujeres de la noche. Después del ensayo y antes de unos sanguchitos de carne, Pepo pregunta si queremos hablar con él.

Cuando un mes y medio atrás se detectó esta irregularidad, el procedimiento cambió de forma. La autorización corrió exclusivamente por cuenta del jefe del área, pero sin que ningún funcionario político lo avale. No se pudo confirmar que se haya suspendido el pago, pero es posible que eso ocurra, así como el cese de la contratación que venía siendo renovada repetidamente.»Cómo es que siendo responsable de hechos probados de narcotráfico, hace dos aos siga cobrando en la Universidad?», se preguntan algunos empleados que accedieron a las planillas oficiales en las que aparecen las firmas que autorizan la prestación de servicios..